header-photo

La Esfinge

La Esfinge


A unos trescientos cincuenta metros de la pirámide de Keops se encuentra la gran Esfinge, Abu el-Hol en árabe, que quiere decir "padre del terror". Con sus 73 metros de largo, es la colosal representación de un león con cabeza humana. Hay quien cree que es el retrato del faraón Kefrén que monta la guardia de su tumba.


LA ESFINGE EN EGIPTO

Al princi­pio el nombre de la Esfinge era Horem Akhet, vale decir "Horus está al horizonte", del que los Griegos derivaron la palabra Harmakis. En el curso de los siglos varias veces ha sumergido la arena a la Esfinge, sólo dejando a descubierto su cara enigmática de cinco metros de alto; y cada vez los hombres la han libertado. La restauración más célebre fue la que llevó a cabo Tutmosis IV, quien en sueño recibió del dios Harmakis la orden de sacar la Esfinge de la arena.

En cuanto a los destrozos que se observan en la cara del mítico hombre-animal, ellos son en parte obra de la erosión del viento y en parte de los cañona­zos de los Mamelucos, que allí se ejercitaban en el tiro al blanco.