header-photo

El imperio Egipcio antiguo

El imperio Egipcio antiguo


El Imperio Antiguo, que comienza hacia 3200 a. de J.C., es considerado por muchos como el período más feliz de toda la historia egipcia. Es también llamado Imperio Menfita, pues entonces la capital fue traslada­da de Abidos a Menfis, nombre griego de Menefert, capital del I nomo del Bajo Egipto. Durante este pri­mer período de la historia egipcia es cuando se crearon las primeras leyes civiles y religiosas, se fijaron los cá­nones artísticos y nació la escritura.


El faraón más im­portante de aquel tiempo fue Zoser, fundador de la III dinastía, y a él se debe la construcción del primer gran monumento de piedra de Egipto, la pirámide escalona­da de Saqqarah. Fue él también quien por primera vez llamó a un ministro para que le ayudara en la adminis­tración de su reino, siempre más difícil y compleja. Además, Zoser llevó a cabo varias expediciones milita­res hacia Nubia, allende la primera catarata, y hacia el Sinaí.


EL IMPERIO EGIPCIO ANTIGUO Y LOS FARAONES


La V dinastía tomó el nombre de "heliopolitana" por haberse originado en Heliópolis y también porque se­gún la leyenda sus tres primeros faraones fueron con­cebidos por la mujer de un sacerdote de Ra, por obra del mismo dios. Es a partir de aquel tiempo que todos los faraones tomaron el nombre de "Hijos de Ra". Los Textos de las Pirámides datan de aquel período, en que se realizaron expediciones militares que se inter­naron en Asia y Libia. La personalidad más notable de la VI y última dinastía del Imperio Antiguo es la de Pepi II, cuyo reinado fue el más largo de toda la historia de Egipto: subió al trono a la edad de seis años y lo ocupó por noventa y cuatro años. Pero ya el poder central iba debilitándose y dispersándose en las manos de los nomarcas (príncipes feudales) que se lo transmi­tían de uno a otro sin que el faraón pudiera intervenir u oponerse. Empieza entonces el primer período intermedio.

Es una época larga, obscura y agitada, en que Egipto es atormentado por la anarquía y el desorden social. Se extiende este período desde la VII dinastía (hacia 2180 a. de J.C.) a la XI dinastía (hacia 2130 a. de J.C.).