header-photo

Ciudad de Dendera

Ciudad de Dendera


Dendera, nombre griego de Tentiris, es una ciudad sagrada con tres santuarios: el de Ihy, el joven hijo de Horus tocador de sistro, el de Horus y el de Hathor. Los dos pri­meros santuarios han desaparecido casi por completo: sólo queda un portón monumental del de Ihy. Pe­ro del tercero existe hoy un edificio prácticamente intacto, más nume­rosos restos que nos permiten re­constituir la disposición del con­junto.


Este santuario era dedicado a la diosa Hathor cuyo nombre (exactamente Hat-Hor en idioma egip­cio) significa "la morada de Ho­rus" y a menudo era representada bajo el aspecto de una vaca sagrada o de una mujer de cabeza cornuda. Hecho de granito rosado como la mayor parte de los edificios de la dinastía ptolemaica, el templo que hoy admiramos no es en realidad sino la reconstrucción de un tem­plo preexistente mucho más anti­guo, que debía de datar de la época de Keops o de Pepi I.

CIUDAD Y TEMPLO DE DENDERA


El templo cuenta con una hermosa sala hipóstila que mira a la expla­nada, mide 25 metros por 42,50 metros, tiene 18 metros de altura y es sostenida por 24 columnas hat-hóricas, vale decir con su capitel adornado con la figura de la diosa. Al interior del templo había otro pequeño edificio consagrado, lla­mado "capilla de la Santidad", el lugar más secreto del santuario en que celebrábanse los misterios del nacimiento del orden cósmico des­pués del caos primordial. Pero Hathor no era tan sólo la diosa cósmica, sino también la protecto­ra de la danza y de la música. He aquí porque todos los años, el vigé­simo día del primer mes de la inun­dación, se celebraba en Dendera la fiesta popular de la "embriaguez".