header-photo

Ciudad de Edfu

Ciudad de Edfu


La presencia del templo mejor conservado de todo Egipto es la razón de la celebridad en la his­toria egipcia de la pequeña ciu­dad de Edfu. Antigua capital del II nomo del Alto Egipto, los Griegos la nombraron Apolinó-polis Magna. El templo, consa­grado al dios Horus, es de época ptolemaica y fue erigido en el lugar de un templo más antiguo ya existente en tiempo de Tut-mosis III.

Por sus grandiosas dimensiones es, después del de Carnac, el segundo templo de Egipto, pues mide 137 metros de largo y tiene un pilón de 36 metros de alto por 79 metros de frente. Dos espléndidas estatuas de granito negro montan la guardia a ambos lados de la entrada.

CIUDAD Y TEMPLO DE EDFU


Representan al dios Horus en forma de halcón. El nombre del dios deriva en efe&o de la palabra "Hor" que signi­fica halcón. Detrás de las esta­tuas levántase la muralla exte rior del templo, adornada de grandes figuras de Horus y Hat-hor. Las ranuras que se obser­van a ambos lados del portal servían antiguamente para sos­tener los palos de los estandar­tes. Al interior del santuario puede aún admirarse el hermosí­simo tabernáculo de granito gris, un monolito de 4 metros de alto todavía en perfecto estado de conservación.


Según indican las inscripciones, fue construido en tiempo de Nectanebo II (360 a. de J.C.). Antes de visitar el templo, es interesante ver el "mamisi", construido bajo Evérgetes II. En lengua copta la palabra significa "el lugar del parto" e indicaba el punto en que simbólicamente Horus re­nacía todos los días.